Total de visualitzacions de pàgina:

dilluns, 4 de març de 2013

riera de Horta



El Ebro nace en Fontibre y la Riera de Horta en la riera de Fontenills, descendiendo del Turó de Valldaura por un valle profundo, y encajado entre laderas de 200 metros de altura.



Da la casualidad de que en la cima del turó se encontraba, hasta hace poco, una casa de burgués que tenía en sus tierras una fuente, llamada de la Marquesa, con sabor a hierro y óxido, que da todavía agua, gracias a una mina que mandó construir el marqués de Alfarrás, de Can Llupià, a la cascada del parque del Laberinto, sita en la zona de sombra de la parte trasera del mismo.


Dicho sea de paso Can Llupià es una reclamación del vecindario para que se tenga cuidado con su conservación.


Descendemos con la corriente subterránea de la Riera hacia el valle, por un camino de unos 20 minutos de trayecto, acompañados de pinos replantados, sotobosque poco denso y marcas de pisadas de jabalíes, hasta la base del cortado, justo donde se encuentra el campo de fútbol de la Font del Gós.



Este barrio fue construido en los años 30 después de comprar los propietarios los terrenos parcelados de "Can Papanaps", masia que todavia sigue en pie en la vertiente oeste de la montaña, dentro de la zona urbanizada., amenazados por un peligro constante de escorrentia brava en dia de lluvia torrencial.  

Por esta puerta, nunca mejor dicho, penetrará en un futuro, si no lo remedia la conciencia pública y medioambiental, la Porta número 10 de Collserola, un proyecto que quiere atraer a la gente a la montaña a base de suavizar i domesticar las subidas desde el centro hacia el norte, y asi, en lugar de bajar la montaña al centro de Barcelona, subir el centro de Barcelona a la montaña, con su civilización y parkings inevitables siempre en sentido conquistador.

porta de Collserola, proyecto


Salimos de la zona de influencia de Collserola y pasamos al otro lado de la Ronda de Dalt, pasamos por encima de la conexión con el depósito, en obras, de recogida de aguas de la Avenida de l´Estatut, justo donde Horta comenzó su historia como pueblo.



Nos situamos al lado de Can Cortada, donde si se escarba el asfalto encontraremos restos romanos, donde se construyó la primera iglesia consagrada a Sant Joan, donde los señores feudales compartieron territorio con los monjes Jerónimos.

Más abajo, tierras de cultivo de viña, masías históricas como Can Travi, y rieras confluentes que bajaban de
otros valles situados al oeste de Collserola , descendentes del Valle de Sant Genís, y aguas del torrente del Generet.

A esta altura el agua gira hacia el norte desviada por la interferencia de las laderas del Carmelo y el Turó de la Peira, y amenaza a los vecinos de las calles Tajo y Cartellà de futuras crecidas.

calle Cartellà desde un bloque de la calle Petrarca vista hacia Sant Andreu


La calle Tajo, antiguamente tenia puente sobre la Riera, construido para hacer entrar el tranvia en la plaza Eivissa, i los ojos del mismo, daban un caracter bucólico a la parte central del antiguo pueblo, justo donde se encontraba Can Gras i la sede del antiguo ayuntamiento.



En este punto haré un inciso para nombrar un nuevo episódio de mina Real, si!, porque esta está protegida de antaño por el mismísimo rey, que nace en el subsuelo de Can Travi y que todavia da un flujo de 2 litros minuto a algún vecino de las calles Sant Pere i Miquel, la Plana y Horta, antiguamente calle Mayor del pueblo de Horta.  Cuatro pozos de agua encontramos en este recorrido, con altura suficiente para acercar el agua hasta los puntos de abastecimiento, y rellenos por la altura de la mina en la montaña.



Una vez en la calle Cartellà, y pasada la torrentera que bajaba del Carmelo por el torrente de Can Carbassa, encontramos el último pozo de la mina de Can Travi, el pozo que nutria de agua la fábrica de almidón de Jacinto Oliver, en los terrenos de Can Sabastida, a los pìes del Turó de la Peira.  Punto de refresco propia todavía a finales de los 90, hasta que alguien tapió el surtidor y nos privó de ese placer, recuerdo de la humedad que guarda el subsuelo, son las dos hileras de árboles que quedan como testigo delante del antiguo abrevadero.



Seguimos camino, ya casi en terreno de Sant Martí i Sant Andreu, y llegamos a la confluencia de Juan de Borbón, Costa Cuixart i Riera de Horta, el tramo que guarda el nombre de nuestra querida Riera, donde antaño producía ladrillo una bóvila que quedaba situada en el triangulo de la parte inferior de Torre Llobeta, la magnífica masia del siglo XV.



Las bóvilas se solian situar en este tipo de zonas, cerca del agua para pastar el barro, y de la arcilla que se requería para las piezas que luego eran cocidas en el horno.

A partir de aquí masias y terrenos de cultivo se abastecían de ella, como Can Garrigó.

En este punto, ya con el terreno expedito hasta el mar, y una vez pasado el Canódromo y la Meridiana, a la altura del Hipercor, la Riera se desviaba a la izquierda para pasar por el centro de la Hispano Suiza, encajada entre talleres y escuela de aprendices.  En la acualidad ya no queda nada del paso de la misma, ni de lo que fue una de las fábricas más importantes del oeste de Barcelona, junto a la Maquinista, pero el trazado de la calle Pare Manyanet recuerda la linea que dibujaba la riera a su paso por Sant Andreu.

Salida del blog de Ana Mª Ferrin, "Gaudí i mas...."


Más abajo puentes servían para salvar los obstáculos de las vias del tren de la linea a Granollers y Francia, y el Rec Comtal, que suministraba agua a la Ciudad Condal, desde las minas de Montcada.

Al otro lado de la vias nos recordaremos siempre de las perdidas zonas agrárias de Can Riera, hace poco desalojada por el Ayuntamiento, después de haber resistido tiempo y tiempo en manos de sus actuales "masovers".

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20121217/54357972181/orden-desalojo-can-riera-masia-verneda.html

Para finalizar, ya una vez al lado del mar, la Rambla de Prim, mejor dicho, su trazado, recuerda sólo con el nombre rambla el antiguo paso de una Riera que nos ha marcado el territorio barcelonés, y nuestra historia común, como me gusta decir, de nor-oeste a sur-este, desde el Velódromo hasta el Fòrum siempre nos quedará LA RIERA DE HORTA. 


2 comentaris:

  1. La riera d'horta,un cauce seco...
    https://www.youtube.com/watch?v=vDFp1wmMJ5Y

    ResponElimina
  2. m'interessa posar-me en contacte amb vosaltres perquè en aquest article surten fotos de la bòvila del meu avi i voldria saber si teniu més informació com dates...
    gràcies.
    Ernest Jové Ribalaiga.
    ejove@eqtec.com

    ResponElimina

pots deixar el teu comentari si vols!!